En este trabajo, el decorador J.L.G. ha querido demostrar que las pantallas pueden estar presentes en cualquier ambiente, incluido un sobrio despacho de abogados.

Para su elaboración, combinamos sedas naturales ribeteadas en negro que cerraban la pantalla, rompiendo así la monotonía de un solo color. También apostamos por el papel, elemento olvidado hasta hace muy poco tiempo y que nos abre un amplio abanico de posibilidades.

Unificamos para conseguir un equilibrio con las formas cilíndricas de gran diámetro, 80cm. y 1 metro.

Y solamente para la mesa de despacho principal elaboramos un rectángulo cubo de 1,10 metros con difusor al tono.

Traducir »
Ir al contenido